jueves , 21 de septiembre de 2017
vales
Inicio / Entrevistas / Ángela Soria: “Es muy triste que las jugadoras valencianas que quieran jugar a un nivel más alto se tengan que marchar”
puntdesabor.com

Ángela Soria: “Es muy triste que las jugadoras valencianas que quieran jugar a un nivel más alto se tengan que marchar”

Ángela Soria, con 26 años, es una más de las jugadoras valencianas, en este caso procedente de la escuela del CAU Valencia, que ha debido emigrar para seguir subiendo peldaños en el rugby. Actualmente juega en División de Honor Femenina con el CRAT de La Coruña. Es también internacional. La entrevista se realiza en Valencia en unos días de descanso tras sufrir la dislocación de la mandíbula y haber de interrumpir la lesión sus entrenamientos.

P.- Imaginamos que como las demás chicas tu tampoco empezarías a practicar rugby como primer deporte, ¿no?

R.- Comencé a jugar a baloncesto pero me cansé porque cuando pasan los años es un poco mercenario como muchos deportes en equipo, juegas y te vas  a tu casa sin más relación. Un día hablando con unos amigos me dijeron que iban a hacer un equipo femenino en el CAU, que todas empezaban de cero y que no pasaba nada por probar. Lo hice y me enganché.

P.- Cuéntanos un poco tu trayectoria desde entonces…

Cuando estaba en el CAU ya me llamaron de la S15 valenciana, luego de la Seven y el año pasado decidí marcharme a Australia para jugar en el Sunnybank Rugby donde ganamos la Brisbane Premiership Women. Mi objetivo era volver al CAU este año pero lamentablemente no tenemos un equipo de Valencia en la División de Honor. Varias compañeras de la selección estaban ya en el CRAT de la Coruña y me animaron a venir. Es uno de los pocos equipos que da facilidad para las jugadoras en forma de vivienda, trabajo o manutención.

P.- ¿Cómo fue tu experiencia en Australia?

R.- Es otro idioma, otras costumbres, llegas a un equipo nuevo donde la mayoría jugaba también con sus selecciones. Hubo gente del club que me trató muy bien y otra no tanto. Fue una experiencia dura y amarga en ciertos momentos, pero a mí me ha enriquecido y me ha servido de mucho porque me lo tuve que currar bastante para poder jugar.

P.- Ahora de nuevo en España, concretamente en La Coruña, ¿qué tal te va?

R.- Tuve un debut catastrófico en la División de Honor al dislocarme la mandíbula, pero tanto mi club como la selección se han portado muy bien conmigo. El trato en La Coruña es excelente tanto por parte de directivos, entrenadores, jugadoras; nos han acogido extraordinariamente a todas las que hemos venido a reforzar el equipo. No tengo ni una sola queja, todo lo contrario, se están comportando espectacularmente con todo.

“El trato en La Coruña es excelente tanto por parte de directivos, entrenadores, jugadoras; nos han acogido extraordinariamente a todas las que hemos venido a reforzar el equipo”

P.- ¿No sientes un poco de tristeza al volver a estar fuera de casa para jugar al rugby?

R.- Sí, pero como decía antes lamentablemente en Valencia no puedo jugar al nivel deseado. Quiero hacerme un hueco para el Mundial de este año, estar en ese grupo de las 28 elegidas que irán a Irlanda y necesitaba jugar al máximo nivel para coger ritmo de partidos.

P.- ¿Cuál es tu objetivo en el mundo del rugby? ¿Hasta dónde te gustaría llegar?

R.- Para mí estar en la selección ya es algo que nunca hubiese esperado, es una meta que todas tenemos pero yo no la veía ni cerca. A corto plazo me agradaría estar en el grupo de las elegidas para el Mundial, es difícil porque además mi posición es una de las que hay mayor competencia. Jugar División de Honor era otra meta, tal vez también me gustaría jugar en las potentes ligas francesa o inglesa, la cuna del rugby, y claro jugar División de Honor con mi club que es el CAU.

“A corto plazo me agradaría estar en el grupo de las elegidas para el Mundial, es difícil porque además mi posición es una de las que hay mayor competencia”

P.- Si el mundo del rugby es prácticamente amateur, ¿aún es más difícil para llegar a lo más alto competir en femenino?

R.- Es un deporte que está en crecimiento, cada vez hay más instalaciones, más preparación, más equipos y por ello espero que de Valencia salga pronto un equipo que dispute la División de Honor aunque es complicado.

P.- ¿Qué habría hacer para qué hubiera un equipo femenino en la máxima categoría?

R.- En algún tercer tiempo lo hemos hablado con jugadoras de otros equipos. Tenemos muy buena cantera de niñas, hemos quedado terceras de España por selecciones, pero luego tenemos los egos que existen en los diferentes clubs. Lo primero que te dicen, ¿y ese club cómo se llamaría?, ¿dónde entrenaría?, ¿qué colores llevaría?. Si realmente la Liga femenina valenciana ya no tiene metas porque estamos en la División de Honor B y ve inalcanzable ningún equipo ascender, habrá que ponerles metas a las jugadoras.

P.- ¿Qué piensas que le falta al rugby femenino de la Comunidad Valenciana para explotar definitivamente?

R.- Es muy triste que las jugadoras valencianas que quieran jugar a un nivel más alto se tengan que marchar como me ha ocurrido a mí, con lo cual ya sabes que si hay alguna chica que destaque un poco se marchará porque la Liga no le da para seguir aprendiendo. A los equipos les falta intensidad, salir a jugar fuera y conocer otras jugadoras y equipos. Aquí por ejemplo yo me he cruzado más de veinte veces con el Tecnidex o Abelles, que son los mejores equipos junto a nosotras, pero ya está. Iniciativas como el Torneo Melé o jugar con la Selección Valenciana, deberían servir de aliciente, pero lamentablemente no lo son tanto porque muchas ya no quieren ni ir a las convocatorias.

P.- En otras Federaciones tienen otro tipo de Liga y al parecer el sistema funciona bien…

R.- Sí, por ejemplo en la Liga regular madrileña, catalana o vasca juegan todos los equipos de Madrid, Cataluña y País Vasco y también están los equipos de División de Honor de su comunidad. Un equipo recién formado ya está jugando contra otros que llevan años en la División de Honor, que han ganado la liga en alguna ocasión. Luego a la hora de afrontar el ascenso están mucho más rodadas que nosotras y son más competitivas. Cuando llega la fase de ascenso y nos toca contra un equipo de Madrid o de otra comunidad que lleva muchas jornadas contra equipos fuertes es donde se ven nuestras carencias. Hacemos lo que podemos, pero nos quedamos siempre a las puertas.

En definitiva, o hay que salir fuera, o aumentar el nivel de nuestra liga o hay que crear un equipo competitivo para afrontar la División de Honor.

“O hay que salir fuera, aumentar el nivel de nuestra liga o hay que crear un equipo competitivo para afrontar la División de Honor”

P.- Campeonas de Europa y clasificadas para el Mundial. Háblanos un poco de tu experiencia con la selección…

R.- Fue una sorpresa mi convocatoria con la selección. Me costó y me sigue costando pillar el ritmo porque son jugadoras ya con muchas concentraciones internacionales, aprendo día a día tanto con el entrenador José Antonio Barrios como con mis compañeras. Realmente estoy muy contenta y cada oportunidad que se me da creo que la estoy aprovechando, como así ha sido en todo el Europeo y en el clasificatorio para el Mundial.

P.- ¿Qué te parece la salida de este nuevo medio de comunicación Rugbyval, dedicado enteramente al rugby de la Comunidad Valenciana?

R.- Todo suma. Se trata de un deporte aún minoritario que la gente no conoce. Ahora se está empezando a ver en la televisión, ha salido en las Olimpiadas la modalidad de Seven, comienza a verse un poco más. En Valencia nos acompaña el tiempo, tenemos campos accesibles como el del río por donde pasa mucha gente y muchos padres entran cada vez más a preguntar porque están cansados de otros deportes que practican sus hijos, normalmente los niños al fútbol y las niñas a baloncesto o balonmano. Y sobre todo cuando lo conocen y ven sus valores ya no hay quien los saque. En este sentido plataformas como Rugbyval son estupendas para continuar difundiéndolo.

“En Valencia nos acompaña el tiempo, tenemos campos accesibles como el del río por donde pasa mucha gente y muchos padres entran cada vez más a preguntar porque están cansados de otros deportes que practican sus hijos”